El Mejor Café Que Puedas Hacer

¿Te has preguntado si de verdad estás preparando tu café a su máximo potencial? 

Esto quizás sea lo menos cuestionado, pues un kick de cafeína es para muchos lo que el café representa, pero si estás leyendo esto, seguro no eres de esas personas, eres -al igual que nosotros- un amante del café. Así que ya que formas parte de este grupo selecto, es momento de cuestionarse qué tanto le dedicas a esa taza de café? estarías dispuesto a adentrarte en la madriguera del conejo para descubrir un mundo totalmente diferente al que conoces?

El café es una bebida compleja, desde la planta hasta la taza, multitud de variables juegan un papel para hacer que cada sorbo sea único, sin embargo, aún siendo un alimento tan estudiado, tan complejo, y una de las bebidas más consumidas el mundo, no dedicamos cuidado suficiente, y nos conformamos con lo que nos salga, o los que nos sirvan. 

¿Cómo podemos sacar lo mejor del café si apenas le dedicamos su tiempo? Fuego alto, una vieja greca con el mango quemado, un café olvidado, 2 o 3 cucharadas de azúcar a esa bebida que tanto “amamos”... suena familiar ¿no? 

Dentro del mundo  del café hay calidades, métodos, prácticas y conocimiento para mejorar increíblemente la calidad de la taza que usualmente tomamos, y usualmente no toma tiempo extra; controlar la llama de tu estufa, usar café fresco, llevar una receta,Tomar el tiempo en que pusiste tu café, ser un consumidor más crítico. Lo anterior son cosas que, una vez integradas, se vuelven una práctica natural, y al final una inversión que queda corta ante los maravillosos cambios que vas a notar. Así que ya basta de café inconsistente, amargo, viejo, insípido o simplemente imbebible! Acompañamos en la búsqueda de un mejor café con estos tips que puedes realizar en casa.

Tips Para un mejor café en casa:

1. Trata de tener siempre café fresco

De ser posible compra café en grano. También procura guardarlo en un envase hermético o de sellado al vacío. Para café de supermercado no compres más de lo que vayas a utilizar en 1 mes. Si compras café fresco directamente de un tostador, es mucho mejor, pues este te dirá la fecha de tueste y, dependiendo que tan cerca de esa fecha, podrás conservar tu café (siempre que sea en granos) hasta 3 meses sin perder demasiado.

2. Lleva una receta

Anota las cantidades que usas, al igual que en la cocina el ojo no es una medida fiable para la consistencia, prefieres tener café bueno uno que otro día, o prefieres tener consistentemente un café bien preparado? Juega con la cantidad de café que usas hasta encontrar la ideal para ese café que compraste, no olvides mantener esa receta hasta que notes cambios indeseados, entonces es momento de ajustarla nuevamente.

3. Dedicale cariño

Así como cuando uno cocina está atento a lo que uno prepara, es importante darle importancia al café, poner la greca e irte a bañar es el equivalente a poner a freír un huevo y olvidarte de él, simplemente no vas a obtener los resultados ideales. Creeme, esa taza que pruebas, cuando no cuidas la preparación está lejos de ser tan buena como pudiera ser. Y por supuesto, ¡disfrútalo! Al final de eso se trata.